Miércoles, 13 Junio 2012 19:00

Creciendo en Familia

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
creciendo1-somos-familia
Hay diversos cambios que se presentan en el crecimiento de nuestros hijos que se van reflejando a través del tiempo y se sustentan en el proceso de desarrollo particular de cada niño en las áreas Física, Cognitiva, Lingüística y Socio-Afectiva. Existen logros que los menores deben alcanzar en su primera infancia según el proceso neurológico y la experiencia de vida que se ha creado a través del acompañamiento afectivo; nuestros hijos crecen mas rápido de lo que esperamos y en ese proceso es importante que la familia tenga presente que debe ir a la par con el bebé, enfatizando en la estimulación de cada una de sus necesidades evolutivas.

Como padres es importante saber decir adiós a aquel bebé indefenso que requería de nuestro amor, cuidado y protección y empezar a comunicarnos con el niño que hay en casa, con mayor autonomía motriz, enriquecido en lenguaje, con procesos cognitivos más elaborados, que se representan dentro de la dinámica familiar que ustedes han establecido hasta este momento.

creciendo2-somos-familia
El primer paso para crecer con nuestros hijos es estar conscientes del rol y el lugar que cada uno ocupa en la familia, es fundamental que los adultos comprendan que El niño debe ser tratado como tal, no tiene responsabilidades de adulto, ni es su rol en la familia, no podemos perder de vista que son los padres quienes asumen la responsabilidad moral, económica y social de dirigir a los menores, por ello expresiones como: “se me salió de las manos”, no deben estar en el lenguaje familiar.

Asumiendo esta responsabilidad, el adulto debe establecer en el hogar los principios fundamentales de integración familiar: la afectividad, el autocuidado físico y emocional, el respeto, el cuidado por el otro, la escucha y comunicación activa. Esto se logra con una estimulación integral en el desarrollo del niño por medio del juego el cual es su mejor herramienta de interacción, con el cual se fortalece el crecimiento neuronal y por ende todas sus habilidades, esto siempre con el claro objetivo de generar aprendizajes permanentes en su proceso psicológico ofreciendo amor y acompañamiento incondicional, promoviendo su autonomía, asignando responsabilidades acordes con su edad, definiendo y enseñando los correctos comportamientos del trato familiar, estableciendo normas y limites para la sana convivencia.

Es vital escuchar el lenguaje de sus hijos porque todo esto también hace parte de su propio descubrir y esta será la mejor manera de consolidar los patrones de conducta, figuras de autoridad y manifestaciones de respeto y amor de nuestros niños durante todo su crecimiento personal.

Mónica Henao Garcés
Psicóloga
Visto 4755 veces Modificado por última vez en Viernes, 15 Junio 2012 15:41

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

registro comunidad ser mamá