Sábado, 23 Junio 2012 02:45

La Danza en la primera etapa de vida

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
fianna-danza-patrocinio-seccion
El inicio de la danza en edades tempranas no significa una moda ni un pasatiempo improductivo,  por el contrario, constituye un proceso de adaptación y ejercitación para el desarrollo de una verdadera técnica (Ballet, Jazz, Hip Hop, Danza Árabe, entre otros); donde los niños inician una exploración corporal realizando movimientos que son poco comunes  en su desarrollo habitual.

Las características presentadas a continuación están basadas en una hora de clase semanal para niños entre los dos y los cinco años de edad durante un proceso de iniciación a la danza:

2 años de edad

Adaptación: El niño se encontrará con una gran cantidad de novedades (espacio, profesor, compañeros de clase). Durante las primeras semanas de clase es necesario el acompañamiento de los padres, los cuáles generarán la confianza necesaria para disfrutar de su nuevo entorno.

Integración: Una vez el niño se ha adaptado y realiza su clase con autonomía, empieza a compartir con otros compañeros de clase y a realizar trabajos guiados.

Instrucciones: En esta etapa el profesor da las indicaciones básicas para iniciar con la exploración corporal. La música dirigida y la utilización de elementos didácticos que les ayuden a desarrollar sus habilidades motrices básicas son de gran ayuda en este primer encuentro.

3 años de edad

Desarrollo de habilidades motrices básicas: El niño comienza a afianzar habilidades como caminar, correr, saltar en diferentes planos y direcciones, además de mejorar su ubicación espacial.

Ritmo: Empieza a tomar conciencia cuando escucha la música, además de seguirla con diferentes partes del cuerpo. Este es uno de los procesos más importantes en el mundo de la danza, de ahí la importancia de complementarlo con la practica en el hogar, teniendo en cuenta que el tiempo que pasa en el lugar de clase es corto comparado con el tiempo en casa.

4/5 años de edad

Exploración movimientos corporales: Aumenta la complejidad en el desarrollo de sus movimientos corporales como: torso, cadera, hombros;  logrando relacionarlos con la música (ritmo).

Coordinación: El niño intenta dar un orden lógico en los movimientos que realiza, acompañándolos del ritmo.  Así mismo, la  unión de algunos pasos para realizar pequeñas secuencias es crucial en el proceso dancístico.

Beneficios adicionales:

Trabajo en equipo
Mejora la conducta y la disciplina
Mayor desarrollo motriz
Afianza su seguridad frente al público
Mayor fluidez en los movimientos

La danza que es para mucho padres un anhelo personal,  puede convertirse en realidad viéndolo reflejado en  sus hijos al hacer parte  de este gran mundo mágico, lleno de movimiento, escenarios, luces, vestuarios y lo mejor: el  transmitir por medio de mi cuerpo todo lo que estoy sintiendo.

Alex Serna l Director Artístico I Fianna Escuela de Danza
Visto 4899 veces Modificado por última vez en Sábado, 23 Junio 2012 03:01

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

registro comunidad ser mamá